sexo en la secretaria

Entre a la oficina y la Sra. Estaba esperándome, con unos bocetos y datos que deseaba que le hagamos unos avisos en los que ella daría a conocer las obras que se habían hecho durante ese años de gestión. Junto a decir que la Alcaldesa era una mujer hoy mayor, de mas o menos 50 años, en los cuales se podía apreciar una vida bastante descansada, de invariablemente haber tenido que lo quería y no haber tenido escases económica, su hilo estaba moteado e corinto, un color desprovisto ser escandaloso le quedaba excesivo bien, de altura mediana; yo solitaria en ese años 23 años, de 1.76, complexión corpulenta, de facciones de bebé, que en contraste con mi cuerpo daban un aire a desarrollado.

Como estaba tapia la oportunidad del refrigerio, la alcaldesa me invito a comer con ella, y yo acepte, me pidió que no hable de negocios a la instante de comer, que eso le parecía de mal gusto, que si iba a hacer negocios conmigo, que mejor que nos conozcamos, y sepa quien era yo. A mi me pareció interesante lo que ella decía y accedí, asimismo de que solitaria ciclo, y mi visita era exclusiva para ella.

En el piscolabis ella me contó que era viuda, y que sus hijos vivían en Trujillo, adonde estudiaban, en su casa solo vivía un indemnización de ella, que dos días a la semana los pasaba en Piura viendo a sus sobrinos y ese jornada era el que ella no estaba en casa. Yo le conté que mi padre era el amo del negocio, y que yo lo estaba ayudando efímeramente, le dije que era casadero y que no estaba saliendo con nadie, a pesar que no era de deber de ella estaba interesada en saberlo. La verdad es que disfrute el desayuno, era una mujer muy culta y llena de cosas que contar.

La tarde llego, y firmamos el concordato por unos 10 avisos en los cuales la gestión de la Alcaldía estaría inmortalizada. A modo era la ocasión en la que ella saldría, me invito primitivamente de errar a su casa a tomar un trago, que según ella era de las personas que mejor le caían bien. A mi la verdad es que me encantaba esa mujer, y acepte.

Ya en su casa, que se asemejaba mucho a una hacienda de esas que salen en las novelas, llegamos, en el salón ella de su taberna saco un morapio, que estaba delicioso, fue entonces con un par de vinos que se me insinuó, que me dijo que le gustaba y que deseaba tener partes conmigo. Se acerco y me ósculo, la seguridad de Lápida (como se llamaba), cuando me beso me hizo apasionar, la autenticidad que en las chicas con las que salí nunca había encontrado a algún que tenga esa aspecto, la seguridad que ella tenia. “¿quieres hacer el amor?” y yo le joya “Si”.

Se fue de frente a mi bragadura y bajo el cierre de mi pantalón y saco mi muchacha dura, y se la metio a la boca, la maestria con la que me la estaba mamando me tenia con los ojos cerrados, ella movia su boca desde la punta, inclusive la base y daba pequeños mordiscos, con sus manos fue desabrochando mi pantalón y lo bajo hasta las pies, no dejaba de mamarmela, yo con mis manos movia su cabeza, su cabello estaba suave… asi estuvo mucho santiamén inclusive que ella sentía que mis espasmos se hacian mas fuertes, y me vine en su boca, no dejo escapar ni una gota, y yo disfrutaba verla. Se puso de pie posteriormente de dejar mi verga limpia y se desnudo, se sento en el mueble en donde yo estaba y por honor y por el hecho que necesitaba existir dentro de ella, decidi hacerle erotismo bucal, y convalecer fuerzas, mientras lo hacia besaba su chucha, a pesar de que su piel no era tersa a modo las veintiañeras incluso estaba firme y se notaba que de joven debio ser mucho mas hermosa, estaba depilada, desprovisto un cabello en su chuchita, la cual debore, ella cuando tuvo mi lengua dentro se arqueo, y abrio los ojos, cuando la mire supe que habia encontrado el lugar que haria que ella llegue a su clímax, carente sacar mi extremo de alli, mordia las comisuras de su chucha y no dejaba de arquearse, a pesar de no gustarme mucho hacer el sexualidad digestivo con ella me encantaba, escucharla, olerla, mis anular y mis labios se humedecieron en el tiempo que ella comenzo a agitarse… se silencioso quieta cuando lo la seguia besando. Todo esto me habia vuelto a provocar una tremenda erección que asi en el tiempo que elle estaba abierta de piernas de la puse en la entrada de su chucha y exento precedente aviso estaba dentro de ella.

Solto un gemio, y en el momento que abrio los ojos, solitaria la fuerza de una quinceañera, se movia sin cesar, pero con un ritmo que solo los años y la practica da. Note algo extraño en el momento que estaba dentro de ella, sentia a modo si esa chucha me estuviese apretando, a modo si ella controlara los musculos adentro de su chucha y hacian que apretara con cada colisión, se sentia mejor que una boca, y ajustado, sus caderas al aire y sus piernas de par en par, gemia y me decia que no pare, que siga. Si Sra. Le decia, y ella se excitaba con eso. Me vine dentro de ella, y esta vez mucho mas abundante que en su boca, senti tal de mi bragadura a todo mi cuerpo la evocación del exaltación se expandia. Me agite y me vine. Ella quizas se caldo tambien conmigo porque se quieto quieta, y abrazados.
pornmd
porno colombiano
porndig
4tube
pornerbros
youjizz
yuvutu

En busca de un curro nuevo

En seguida de buscar trabajo carente notoriedad y a protestando acepte la propuesta de mi padre, de ayudarlo en las ventas de Mensaje (gigantografia), teníamos que visitar tiendas, supermercados, talleres, en si todo negocio que preste servicios o que vendan alguno bien. Yo lo ayudaría a mi padre en la promoción, y tanto había tenido experiencia precedente en ventas, empecé a esforzarse con el.

Los días pasaron y mi padre me pide que yo acompañe a visitar “Suyo” que es un partido de Piura, demasiado cercano a la linde del Ecuador. A mi se podría decir que la idea de ir a un pueblo pequeño no me animaba, es mas el trabajo no me gustaba, pero me ofreció buenas comisiones por los contratos.

Ese día en suyo hacia un calor terrible, aparte de tener una aire a ciudad abandonada a las una de la tarde, que no había nadie en la calle, y que nos veían como extraños. Yo me quería retornar, ahora habíamos hecho unos cinco contratos en las tiendas grandes, nos toco ir a la alcaldía y entrevistarnos con la Sra. Alcaldesa, pedimos una cita y ella nos atendió. Le explicamos que es lo que hacíamos, y que si estaba interesada en eso, dijo que si, pero que regrese en una semana por que se solitaria que hacer el presupuesto para ese modelo de cosas, que por el hecho de hacer gastos se tienen que exponer. Nos despedimos y regresamos a Piura. Yo con arena en el crin, y calor.

La hebdómada paso rápida, a los ocho días de nuestra cita con la Alcaldesa de Suyo, mi padre no pudo ir a verla, pero me pidió que fuese yo. La animo el hecho de la ganancia, actualmente que si aceptaba tendría un impuesto en el precio. Me fui, pero antiguamente decidí llamarla para avisarle de mi visita. A modo al medio jornada estaba llegando a Suyo, entregue cierto pedidos hechos la hebdómada lance, y me dirigí al despacho de la alcaldía.

Empuja que va de lujo

Solo respondí un no con la cabeza, asimismo me dijo que me apurara que podrían llegar mis papas y que iban a decir.

Yo a mi tala edad en ese entonces luego luego me fui a mamarle las tetas a modo un recién nacido, ella fue la que me dijo que asi jamás se me iba a bajar la calentura que para que se me bajara que pusiera mi pené firme en su vagina y que empezara a tratar de mecérsela, así lo hice, en el momento que de repentinamente ella misma me freno y me dijo que con mucho cuidado que esos lugares eran vírgenes, yo no le di importancia lo que quería era verla desnuda, por que desde esa edad me impactaban sus senos pasivo ser copa B, son bastante grandes sus senos y su culo que asimismo es grande. Cuando sentí que algo me obstruía el paso de mi pené le joya tía actualmente llego al fondo mi pené, me dijo no papi es que como soy virgen lo que sientes es algo llamado himen tu sigue inclusive romperlo quiero que tu me desvirgues, empuja, empuja tanto si afuera tu novia. La asaz puta me dijo sabes papi es mi primer espasmo que un hombre me provoca, en el tiempo que sientas que te vaya a salir tu semen costal tu miembro quiero tomármelo. Cuando por fin llegue a correrme no lo tirada y me corrí en adentro de ella, y ni le avise, en el tiempo que me pregunto que si aunque no me corría le pregunte que, que era eso de correrse, a modo que se disgusto y dijo “Hijo de tu mamá” no me digas que actualmente me llenaste de tu crema, que si actualmente sentiste que salió un liquido de mi pené, y le joya sii, hoy me lo sentí y lo sentí mucho rico.

Dijo que estaba ovulando que podría tener un hijo si descargaba mi cuajo adentro, entonces lo tiro y fue a lavarse, en el momento que se estaba lavando fui al ablución y empecé a meterle mi pené por el culo, ella estaba demasiado enojada y me rechace, le di una buena nalgada tanto diciendo ahora yo soy el que donación y la penetre por el culo arquee mis brazos abrasándola y mientras mi pené entraba en su recto mis manos le masajeaban las tetas, gritaba como loca queriendo mas, mas, y mas. En toda la casa se oían los gritos ah, que rico, mas, quiero mas, taládrame mas fuerte, quiero que tu seas el orgulloso que diga que se cogió a una madura y era su tía, a lo que dijo allí si córrete las veces que quieras, y masajeando sus tetas y su conchita, así estuvimos todo el alba ahora que mis papas se habían ido a Toluca a visitar otros parientes, esa noche dormimos juntos y nos bañamos juntos, a la mañana consecutivo volvimos a tener erotismo.

Una noche solitaria

Un día que fui de visita a México fui a visitar a mi tía Letty era en la mañana ella aunque estaba en camisón y sandalias, por cierto el camisola era de esos transparentes y me permitió ver los pezones de mi tía y fue mi primer emoción de erección de mi pené, ahora tengo 20 años en ese entonces solitaria 12 y ella ya solitaria sus cincuenta años famosa. Creo que mi tía se dio cuenta de mi pené erguido y me preguntó que si todo estaba bien luego se dio cuenta de que su camisola dejaba ver sus tetas a lo cual fue a ponerse poco para cubrirse. En la tarde mis papas y mis hermanos fueron al centro de paseo, yo me sentía un tanto con calentura y les colgante que ellos fueran a lo que mi tía dijo que ella se quedaba conmigo que me iba a hacer un infusión para que se me quitará lo que solitaria. Cuando vio que salieron fue a la recamara adonde me instalé y me pregunto “oye papi incluso tienes calentura, chiquito” le conteste que si. A lo que me dijo, hay papi actualmente en la mañana que llegaron note que me veías mis pezones no será que por eso es tu calentura, no supe que decirle posteriormente de un santiamén le conteste que a la mejor y si.

También le confesé que me atraía su culo, volteo y me vio con ojos tal diciéndome “Te atraigo”. Posteriormente de esta acción sentí que ya nulidad me importaba y tal un entendido le joya –Tía déjame verte escaso tu ropa- me vio por un tris y empezó a quitarse su blusa, note que sus pezones se le salían del sujetador que traía, posteriormente se fue quitando su falda, traía una hermosa tanga de hilo odontológico. A mi se me empezó a poner dura mi polla. De ahí ella me dijo –Si me quieres ver desnuda yo incluso a ti-, me salí de la litera y me quite la zapatilla y el pantalón, mi pene estaba al ciento, estaba a reventar, mi tía vio y ella misma me empezó a masturbar y yo a ella. Ella empezó a decirme que no podíamos hacer eso que era indebido ya que ella era mi tía, pero depuse de un besuqueo calmoso en su boquita empezó a dar de gritos como loca y me dijo la asaz furcia, bueno actualmente quiero sentirte adentro de mi, solo que te advierto que si le dices a uno de tus primos te va a ir mal.
Sexo de lesbianas
tetas grandes

Mis palabras para mi amorcito

Parece que las palabras surtieron efecto porque se puso un disminuido nerviosa y yo igualmente, me tomo la mano y me dijo que yo asimismo le agradaba y que se sentiría halagada si la besaba, un carente nervioso me decidí y con mi mano diestra sujeté sutilmente su mandíbula y la besé si bien me esforcé en satisfacerla tuve mucho temor de que entrara alguno a la cocina, lo cual ella notó separándose de mi me dijo que la esperara en el oasis de atrás al cual se llegaba por la puerta zaga de la cocina, carente decir palabra alguna salí hacia el floresta interior y ella regresó a la sala en que todavía quedaban algunas personas.

Regreso en unos terceto minutos que para mi fueron una perpetuación, si alguien de la casa aparecía por el edén interior no hubiera sabido explicar mi presencia allá, en el tiempo que ingresó por la cocina noté que cerró la abertura con llave, al llegar me dijo que la disculpara por la demora, con más seguridad la tome de la cintura y la besé con mucha pasión noté que no sabía besuquear demasiado bien pero escaso a escaso se dejaba llevar por mi, en el tiempo que empecé a acariciarle la espalda en principio se dejó llevar pero luego me detuvo y me dijo que debíamos detenernos, que estaba mal, en ese momento yo ahora me encontraba asaz alterado se trataba de una mujer apetecible y con todo lo que había avanzado no iba a aceptar que eso quedara lejos, actué inmediatamente y le dije que yo respetaba su decisión pero que si de mi dependía me encantaría hacer el cariño con ella porque la deseaba enteramente y la besé nuevamente y estaba vez noté que se dejaba llevar mas con mis caricias inclusive que logré meter mi mano por hipo de su blusón al espacio que su jadeo se hacía mas intensa, por momentos decía que no pero con cada lisonja inferior se dejaba hacer asi que aproveche para bajar mi mano diestra inclusive su extremidad y pude meter mi mano y acariciar su extremidad, al hacer esto se estremeció quiso retirarse pero no se lo permití por el contrario la agarré con mas fuerza le bese el cuello y empecé a hablarle de una manera mas estimulante, le joya que quería hacerla mía que quería gozar y hacerla gozar, al tiempo que mi mano llegaba hasta su truza logrando meterla dentro y acariciar su vagina pudiendo advertir que se encontraba bastante húmeda, en ese momento se retiró abruptamente pero para decirme que quería que fuéramos a su aposento que estaba en el tercer apartamento de su casa, al llegar cerramos con llave y nos entregamos desenfrenadamente, lo primero que hice fue carente permitirle que se despojara la ajuar, la voltee le levanté la falda le baje la truza y la penetré, el grito que dio fue hermosamente apasionante, palmariamente notaba que era una mujer insatisfecha en el momento que tuvo yunta y con tantos años deseando ser amada, no tardó en venirse lo cual aproveche para desvestirla y desvestirme enteramente, luego me eche boca debajo y le colgante que se sentará sobre mi miembro, rápidamente comenzamos un chalado movimiento que luego de unos minutos terminó por hacerla venir nuevamente, no terminaba aún de estremecerse cuando la eche boca arriba y la empecé a acariciar por todo el cuerpo hasta llegar a su matriz, pego un salto me dijo que sentía que iba a gritar y yo le colgante que lo hiciera, que ninguna persona la escucharía además prendí su receptor y subí el volumen comprendió el mensaje asi que continué con mis caricias, a cada roce de mi lengua con su matriz y su clítoris se estremecía y retorcía al edad que jadeaba y gritaba cada vez mas fuerte hasta tener ajeno orgasmo mas apasionado que los anteriores, urgentemente sin dejar que se repusiera de su último espasmo le saliente las piernas y las puse sobre mis hombros primero roce mi falo con su clítoris y se estremecía porque adivinaba lo que venía, la penetré con fuerza lanzando un grito de placer al tiempo que yo le preguntaba si le gustaba a lo que ella me decía que si pidiéndome que la penetre cada vez más fuerte a lo cual yo obedecí inclusive que se tuvo diferente exaltación, sofocado y estremeciéndose aun me decía que me quería que era el hombre de su vida que era el mejor en fin en ese momento le dije que me gustaría penetrarla por tras, me miró y me dijo que nunca lo había hecho por acá, le propuse respetarla si no lo deseaba pero accedió la puse en cuatro patas y ella poco más o menos falto fuerzas obedeció, el placer que estaba experimentando, lo lubricada que estaba y la excitación hicieron mas fácil la quehacer, al principio se quejo un disminuido pero no desistió en ningún momento al tercer intento logre penetrarla y corto a poco logré encajarle todo mi miembro y luego de unas cuantas arremetidas estábamos listos para tener juntos un exaltación indescriptible.

Totalmente empapados de sudor nos dejamos caer en la piltra ella me abrazo y aproximadamente ahora falto fuerzas me dijo que me amaba, descansamos un santiamén tal dos enamorados abrazados acariciándonos y también esperando el momento benévolo para poder dejar la casa escaso que me viera alguno en realidad sus hijos no lo notarían porque uno de los tres se había retirado con su enamorada otro estaba íntegramente achispado y se había quedado dormido y el intercesor era cuestión de escuchar en que momento se retiraba a dormir.

Efectivamente a eso de las 6 a.m. escuchamos que la filarmonía paró y al cabo de unos minutos escuchamos a modo cerraba la abertura de su dormitorio, unos minutos ulteriormente con mucho cuidado, Elena me abrió la salida principal y me retiré, luego de esto nuestro romance continuó por espacio de terceto años con muchos otros encuentros semejantes que los contaré ulteriormente.

El amor apasionado

La historia que contaré es real, me llamo Roberto y si bien es cierto no soy un muchacho bien parecido, menos aún soy un calamidad, de cualquier modo a mis treinta y nueve años puedo decir que he vivido demasiado buenas experiencias en el plano sensual que hoy en día pretendo compartirlas. Esta aventura que luego ce convirtió en un pequeño romance ocurrió en el tiempo que yo tenía veinticinco años, en el barrio éramos un grupo de 7 amigos, terna de ellos eran hermanos, cuya madre estaba separada del padre debido a una relación extramatrimonial que le descubrieron.

Elena, así se llama la mamá de mis amigos, era en ese entonces, una señora de unos cuarenta y ocho años de cara clara, baja, de 1.60 cms., ausencia fértil, de estructura delgada, cuidaba mucho su cariz personal, y demasiado seria, a la que frecuentaba mucho por ser asaz amigo de sus hijos, lo que permitía encontrarnos en las reuniones sociales del extrarradio por ejemplo, y el año nuevo de 1991 no fue la excepción. En esa ocasión acordamos con los muchachos del extrarradio hacer una fiesta y mis amigos ofrecieron realizarla en su casa. Esa reunión fue tan bien organizada por todos que a las 11 p.m. hoy estaba totalmente abarrotada por todos los amigos del distrito además de la clan de mis amigos entre quienes se encontraba Elena por supuesto. La fiesta se desarrolló de manera frecuente, a las docena hubo una gran algazara, vinieron los abrazos y los deseos de un buen año, seguimos bailando y tomando, hasta estábamos al tanto de las amigas que habían llegado a ver si nos ligaba pellizco por allí.

La estaba pasando asaz bien, eran tal las 2:30 a.m., ahora quedábamos pocos en la reunión, la mayoría estaban ebrios, mis amigos igual, yo me mantenía poco austero, no soy de tomar mucho porque me cae demasiado mal; de inesperadamente Elena me pide que la saque a cabriolar no me pareció extraño, de hecho en esa reunión hoy habíamos bailado en tres oportunidades, sólo pensé que hacía espacio que no la pasaba tan bien, así que accedí atentamente y comenzamos a trenzar, era una salsa pellizco lenta y sensual, de súbitamente en un momento siento que mi jamón derecho se vio atrapado en medio de las de ellas, en seguida retiré la mía le pedí disculpas por la distracción, seguimos bailando y nuevamente ocurrió lo mismo en ese momento no dije nadie por el contrario eso me hizo darme cuenta de poco: en realidad no fue una distracción mía sino que por alguna razón ella había buscado esa postura, estaba en lo cierto, puesto que hubo un tercer intento al cual me tonillo llevar, mire de de soslayo a mi afueras y los pocos que bailaban ni cuenta se daban, dado que estaban harto pasados de copas, la miré de reojo y pude notar que me estaba mirando, un escaso avergonzado no pude mirarla de frente estaba pellizco confundido, seguimos bailando desprovisto decir ausencia, pero note que se acercaba proporcionado a mi, al terminar el bailable agradecí y me retiré hacia el grupo de amigos.

Después de una ocasión cerca de me encontraba conversando con un amigo, en el tiempo que de súbitamente pellizco llamó mi atención; era Elena que me llamaba desde la cancela de su cocina, cuando vio que respondía a su llamado ella ingresó a la misma, con un disminuido de temor dado que se trataba de la madre de mis amigos, aun a estas alturas harto intrigado, ingresé a la cocina y la vi sirviendo dos copas de caldo, me dijo que no le gustaba mucho la cerveza sino el vino y que no quería tomarlo sola, por eso me llamó, me dijo que hacía mucho tiempo que no se divertía tanto y que me agradecía porque había disfrutado mucho al danzar conmigo, le joya que incluso me estaba divirtiendo mucho y que no tenía que agradecerme nulidad, que en realidad había tenido mucha suerte de trenzar con ella porque estaba seguro que cualquiera de los hombres en la fiesta habría amante bailar con ella, al escuchar esto tal que se emocionó porque el brillo de sus ojos cambió, me libro la mano y me agradeció por mis palabras, en ese momento dudé un exiguo pero me decidí por último, creo que ya me encontraba agitado por todos los detalles que relate anteriormente y quería prolongar con la imaginación de Elena y mas aún dar el paso crítico, pero tratándose de una señora efectivamente de respeto, fui lo mas cámara y cortes posible, y le joya que si no fuera por el momento le confesaría un secreto, bastante intrigada y con mucha posibilidad, me dijo que no interesaba el momento y que le confesara ese secreto, así que le colgante que con todo respeto para mi era una mujer asaz agradable y simpática a la que me agradaría besar.

Continuando el cuento

Ese amanecer temprano, Petra me dijo que esa noche cenaba en su casa, que me iba a preparar pellizco rico. Espere con ansias mientras pasaban las horas y definitivamente llego el momento. La cena tuvo sobrado buena. En el momento que termino, yo hice mueca de que me iba, pero Judith me dijo que si quería me podía quedar mas ciclo. Aproveche para volver a la casa y trancar todo y regrese en donde Judith. Cuando dentro a la sala, Judith vestía solo la batita que ya anteriormente le había visto. Había puesto armonía y me saco a moverse. Luego me brindo un disgusto de seco. Ingestión va y ingestión viene y quedamos sentados en el diván. Yo le miraba insolentemente los muslos a Judith, que se percato y me pregunto si veía poco que me gustara. Yo le conteste que si, pero que no veía suficiente. Judith me sonrió, se puso de pie y se empezó a quitar la bata. Usando solo unas bragas turquesa me pregunto si ya podía ver bien mientras se sentó a horcajadas encima mío. Acerco sus labios a mi atención y me dijo que quería que me la cogiera. Empecé a manosear sus ancas primero y luego subí a sus tetas, pellizcándole los pezones mientras me daba tremendo contacto de lengua.

Termine quitándole las bragas y nos acomodamos cerca mismo en el sofá en un 69 de aparato. Judith arriba mío, me chupaba la verga con fuerza e incluso me lamía las bolas mientras me pajeaba. Yo por mi parte, estaba embebido por los jugos de Judith, lamiéndola tanto loco. Judith cambio de posición y termino montándome, cabalgándome tal poseída, arañándome el pecho. Con cada acometida Judith gemía de placer y al final nos vinimos juntos, quedando rendida sobre mío. Al periquete quedamos en la yacija y seguimos cogiendo inclusive quedar dormidos y una vez mas en la mañana, mientras nos bañamos juntos. Jamás mas la volví a ver, pero falto lugar a dudas, me dejo un recuerdo que nunca olvidare.
porno gratis
videos porno
4tube

Hace algo de tiempo..

Hace un par de años, mi comadre se iba a pasar una hebdómada de ocio en el interior del nación y se iba con mi abuelo. A modo no querían dejar la casa sola, quedamos en que yo iba a cuidársela mientras se iban. Ese primer amanecer transcurrió todo acostumbrado, tenia toda la casa sola para mi, suficiente comida para toda la semana y ninguno que me molestara. En la tarde, estaba sentado leyendo una revista en la terraza de enfrente en el momento que de de soslayo vi que había alguno regando las matas en la casa de al lado. Eche un vistazo y vi que era una Sra. a modo de 40 y tantos años. Razone que si iba a pasar toda una hebdómada aquí, no me hacia mal conocer a la vecina, no afuera que pasara cualquier ente y necesitara alianza. Así que me le acerque. Se llamaba Judith, vivía sola con el hijo, pero tanto era verano este se encontraba de paseo aun. Resulto bien amigable la Sra. Ahí de cerca, si la chequie mejor…cabello corto con tintes de pelirrojo, la piel la tenía a modo bronceada, con un buen par de tetas y un culazo de película. Se veía mucho mejor que un par de chicas con las que he libertino. Ese alba solitaria puesto un suetercito cobrizo y un short negro.

Al jornada siguiente, en el tiempo que me detención, estaba desayunando en la galería atrás en la casa. Tanto la valla solitaria unos ojuelos que dejaban ver al tercero lado, pude ver a modo Judith estaba tendiendo ajuar y eso. Tanto no vi ausencia exteriormente de lo habitual, seguí en lo mío, pero al rato, pellizco me hizo prestarle más atención. Al momento, veo q pasa y veo que llevaba el mismo suéter del amanecer primero. Si embargo, cual fue mi estupefacción al ver que bajo iba luciendo unas lindas biquini celestes. A modo un radiación quede en la empalizada y le di los buenos días a mi vecina, la cual actuaba tal si nada antílope mi presencia. Pensaría uno que se taparía o se pondría poco, pero no. Al data continuador fue lo mismo, un suetercito igual al que tenia el fecha precedente y debajo las bragas exclusivamente, esta vez de color blanco. Ese amanecer conversando, me dijo que precedentemente de irme, me haría una comida administrador, para permutar el menú que tenia en la refrigeradora.

Al alba consecuente, nuevamente me encontraba en la balcón de enfrente. Como las casas están bastante pegadas, pude oír a Judith tomando una afusión. Mención que la plumilla se cerró y no pasó un minuto en el tiempo que vi a Judith echando linfa a las matas fuera vistiendo solo una batita que le llegaba un corto más arriba de los muslos. Sabia que no era posible que en medio de cuando ella salio del balneario y cuando la vi, hubiera tenido tiempo de emperifollar, eso solo significaba que so de esa bata estaba prácticamente encuera. Obviamente quede conversando con ella, lujuriándola por un buen periquete. Me contaba cosas de su vida y una de las cosas que mas me llamo la atención fue un bulo que me echo sobre tanto a veces en el tiempo que iba al súper y eso, se encontraba a un muchacho jardinero que le tiraba piropos y eso. Ella me decía que invariablemente regañaba al pelao, pero que en el fondo se sonrojaba, pensando en a modo alguien a modo ella no obstante podía atraer a un hombre. Los siguientes días fueron aburridos, con Judith saliendo a hacer mandados y eso y no regresaba en un buen lapso. Eso fue inclusive mi penúltimo alba allí.

Mi regreso

Reingreso en unos trío minutos que para mi fueron una perpetuación, si alguno de la casa aparecía por el huerto interior no hubiera familiar explicar mi presencia allende, en el tiempo que ingresó por la cocina noté que cerró la salida con llave, al llegar me dijo que la disculpara por la retardación, con más seguridad la tome de la cintura y la besé con mucha pasión noté que no sabía tocar excesivo bien pero carente a escaso se dejaba llevar por mi, cuando empecé a acariciarle la espalda en principio se dejó llevar pero luego me detuvo y me dijo que debíamos detenernos, que estaba mal, en ese momento yo ya me encontraba sobrado alterado se trataba de una mujer gustoso y con todo lo que había avanzado no iba a asentir que eso quedara allende, actué inmediatamente y le joya que yo respetaba su decisión pero que si de mi dependía me encantaría hacer el afecto con ella porque la deseaba íntegramente y la besé nuevamente y estaba vez noté que se dejaba llevar mas con mis caricias hasta que logré meter mi mano por so de su blusa al duración que su jadeo se hacía mas intensa, por momentos decía que no pero con cada fiesta continuador se dejaba hacer asi que aproveche para bajar mi mano derecha inclusive su jamón y pude meter mi mano y acariciar su pierna, al hacer esto se estremeció quiso retirarse pero no se lo permití por el contrario la agarré con mas fuerza le bese el pescuezo y empecé a hablarle de una manera mas apasionante, le colgante que quería hacerla mía que quería gozar y hacerla gozar, al tiempo que mi mano llegaba hasta su truza logrando meterla dentro y acariciar su vagina pudiendo advertir que se encontraba proporcionado húmeda, en ese momento se retiró abruptamente pero para decirme que quería que fuéramos a su cuarto que estaba en el tercer piso de su casa, al llegar cerramos con llave y nos entregamos desenfrenadamente, lo primero que hice fue escaso permitirle que se despojara la ropaje, la voltee le levanté la falda le baje la truza y la penetré, el grito que dio fue hermosamente excitante, visiblemente notaba que era una mujer insatisfecha en el momento que tuvo pareja y con tantos años deseando ser amada, no tardó en venirse lo cual aproveche para desvestirla y desvestirme enteramente, luego me eche boca debajo y le dije que se sentará sobre mi miembro, inmediatamente comenzamos un ardoroso movimiento que luego de unos minutos terminó por hacerla venir nuevamente, no terminaba aún de estremecerse en el tiempo que la eche boca arriba y la empecé a tocar por todo el cuerpo inclusive llegar a su vagina, pego un salto me dijo que sentía que iba a gritar y yo le colgante que lo hiciera, que ninguna persona la escucharía asimismo prendí su receptor y subí el volumen comprendió el mensaje asi que continué con mis caricias, a cada roce de mi lengua con su vagina y su clítoris se estremecía y retorcía al ciclo que jadeaba y gritaba cada vez mas fuerte hasta tener distinto culminación mas apasionado que los anteriores, ipso facto falto dejar que se repusiera de su último orgasmo le levante las piernas y las puse sobre mis hombros primero roce mi falo con su clítoris y se estremecía porque adivinaba lo que venía, la penetré con fuerza lanzando un grito de placer al tiempo que yo le preguntaba si le gustaba a lo que ella me decía que si pidiéndome que la penetre cada vez más fuerte a lo cual yo obedecí inclusive que se tuvo distinto exaltación, sofocado y estremeciéndose incluso me decía que me quería que era el hombre de su vida que era el mejor en fin en ese momento le dije que me gustaría penetrarla por tras, me miró y me dijo que jamás lo había hecho por allá, le propuse respetarla si no lo deseaba pero accedió la puse en cuatro patas y ella cerca de exento fuerzas obedeció, el placer que estaba experimentando, lo lubricada que estaba y la excitación hicieron mas fácil la faena, al principio se quejo un escaso pero no desistió en ningún momento al tercer intento logre penetrarla y carente a exiguo logré encajarle todo mi miembro y luego de unas cuantas arremetidas estábamos listos para tener juntos un convulsión increíble.

Totalmente empapados de sudor nos dejamos caer en la hamaca ella me apretón y cerca de hoy carente fuerzas me dijo que me amaba, descansamos un santiamén tanto dos enamorados abrazados acariciándonos y además esperando el momento apropiado para poder dejar la casa carente que me viera alguno en realidad sus hijos no lo notarían porque uno de los terceto se había retirado con su enamorada otro estaba enteramente beodo y se había quedado dormido y el alcahuete era cuestión de escuchar en que momento se retiraba a dormir.

Efectivamente a eso de las 6 a.m. escuchamos que la melodía paró y al cabo de unos minutos escuchamos a modo cerraba la cancela de su aposento, unos minutos ulteriormente con mucho cuidado, Elena me abrió la portón principal y me retiré, luego de esto nuestro romance continuó por espacio de terna años con muchos otros encuentros semejantes que los contaré detrás.

http://pornogratis19.com/videos/amateur/
http://pornogratis19.com/videos/corridas/
http://pornogratis19.com/videos/incesto/

História real de un amigo

La historia que contaré es real, me llamo Roberto y si bien es cierto no soy un muchacho bien parecido, no soy un cataclismo, de cualquiera modo a mis treinta y nueve años puedo decir que he vivido mucho buenas experiencias en el plano sensual que ahorita pretendo compartirlas. Esta aventura que luego ce convirtió en un pequeño romance ocurrió en el momento que yo tenía veinticinco años, en el alfoz éramos un grupo de 7 amigos, trío de ellos eran hermanos, cuya madre estaba separada del padre debido a una relación extramatrimonial que le descubrieron.

Elena, así se llama la mamá de mis amigos, era en ese entonces, una señora de unos cuarenta y ocho años de tez clara, baja, de un con sesenta cms., nadie exuberante, de complexión delgada, cuidaba mucho su exterior personal, y muy seria, a la que frecuentaba mucho por ser demasiado amigo de sus hijos, lo que permitía encontrarnos en las reuniones sociales del distrito por ejemplo, y el año nuevo de mil novecientos noventa y un no fue la excepción. En esa ocasión acordamos con los muchachos del extrarradio hacer una fiesta y mis amigos ofrecieron realizarla en su casa. Esa reunión fue tan bien organizada por todos que a las once p.m. hoy estaba enteramente abarrotada por todos los amigos del extrarradio igualmente de la linaje de mis amigos de por medio quienes se encontraba Elena por supuesto. La fiesta se desarrolló de manera acostumbrado, a las docena hubo una gran follón, vinieron los abrazos y los deseos de un buen año, seguimos bailando y tomando, incluso estábamos al tanto de las amigas que habían llegado a ver si nos ligaba poco por acá.

La estaba pasando mucho bien, eran tal las 2:30 a.m., hoy quedábamos pocos en la reunión, la mayoría estaban ebrios, mis amigos igual, yo me mantenía poco comedido, no soy de tomar mucho porque me cae demasiado mal; de repente Elena me pide que la tirada a danzar no me pareció extraño, de hecho en esa reunión hoy habíamos bailado en terceto oportunidades, sólo pensé que hacía años que no la pasaba tan bien, así que accedí delicadamente y comenzamos a trenzar, era una moje pellizco lenta y sensual, de súbitamente en un momento siento que mi jamón derecho se vio atrapado a través de las de ellas, en seguida retiré la mía le pedí disculpas por la distracción, seguimos bailando y nuevamente ocurrió lo mismo en ese momento no dije nadie por el contrario eso me hizo darme cuenta de algo: en realidad no fue una distracción mía sino que por alguna razón ella había buscado esa postura, estaba en lo cierto, puesto que hubo un tercer intento al cual me dejo llevar, mire de reojo a mi aledaños y los pocos que bailaban ni cuenta se daban, dado que estaban conveniente pasados de copas, la miré de reojo y pude notar que me estaba mirando, un disminuido avergonzado no pude mirarla de frente estaba algo confundido, seguimos bailando escaso decir carencia, pero note que se acercaba sobrado a mi, al completar el danza agradecí y me retiré hacia el grupo de amigos.

Después de una ocasión casi me encontraba conversando con un amigo, cuando de súbitamente pellizco llamó mi atención; era Elena que me llamaba desde la puerta de su cocina, en el tiempo que vio que respondía a su llamado ella ingresó a la misma, con un disminuido de temor dado que se trataba de la madre de mis amigos, aunque a estas alturas conveniente intrigado, ingresé a la cocina y la vi sirviendo dos copas de vino, me dijo que no le gustaba mucho la cerveza sino el morapio y que no quería tomarlo sola, por eso me llamó, me dijo que hacía mucho ciclo que no se divertía tanto y que me agradecía porque había disfrutado mucho al cabriolar conmigo, le dije que asimismo me estaba divirtiendo mucho y que no tenía que agradecerme nadie, que en realidad había tenido mucha suerte de danzar con ella porque estaba seguro que cualquiera de los hombres en la fiesta habría amante trenzar con ella, al escuchar esto tanto que se emocionó porque el brillo de sus ojos cambió, me libro la mano y me agradeció por mis palabras, en ese momento dudé un corto pero me decidí definitivamente, creo que ahora me encontraba furioso por todos los detalles que relate primero y quería alargar con la decisión de Elena y mas aún dar el paso crítico, pero tratándose de una señora efectivamente de respeto, fui lo mas cortes y ilustrado posible, y le colgante que si no exteriormente por el momento le confesaría un secreto, sobrado intrigada y con mucha probabilidad, me dijo que no interesaba el momento y que le confesara ese secreto, así que le colgante que con todo respeto para mi era una mujer excesivo afable y simpática a la que me agradaría rozar.

Parece que las palabras surtieron efecto porque se puso un poco nerviosa y yo además, me tomo la mano y me dijo que yo incluso le agradaba y que se sentiría halagada si la besaba, un corto nervioso me decidí y con mi mano derecha sujeté sutilmente su quijada y la besé aunque me esforcé en satisfacerla tuve mucho temor de que entrara alguno a la cocina, lo cual ella notó separándose de mi me dijo que la esperara en el huerto de atrás al cual se llegaba por la salida trasera de la cocina, escaso decir palabra alguna salí hacia el oasis interior y ella regresó a la sala donde aun quedaban algunas personas.